LA EXFOLIACIÓN PODRÍA ESTAR DAÑANDO TU PIEL... ¡DESCUBRE POR QUÉ!

 

¿En algún momento has sentido que por más que te haces exfoliaciones frecuentes te siguen saliendo imperfecciones y tu piel parece estar muy reseca?

Aunque no lo creas esto es un problema bastante común, y empezaremos por entender la diferencia entre limpieza y exfoliación:

 

  1. Exfoliación facial: Este es un proceso en el que la parte más externa de la piel (la epidermis) se descama. Se puede hacer con productos específicos para exfoliar, con ayuda de esponjas o incluso a través de procedimientos médico-estéticos como la microdermoabrasión. Es decir, es una forma de barrer con una capa de la piel ya sea de manera mecánica y/o química.
  2. Limpieza facial: Este es un procedimiento que utiliza básicamente agua y jabón y el roce natural de las yemas de tus dedos, obviamente se pueden utilizar productos diversos como agua micelar, y/o productos de limpieza facial, sin embargo, es importante decir que en este se logra eliminar las células muertas y/o partículas que puedan haberse unido a nuestra piel (contaminantes, productos de cuidado personal, basura, etc.)

 

 

Habiendo entendido esta diferencia podemos tomar en cuenta diferentes puntos que son muy importantes; la limpieza facial se recomienda dos veces al día, una en la mañana para eliminar cualquier residuo en tu rostro después de haber dormido por horas y la segunda vez por la noche para quitar cualquiera de las partículas con las que estuviste en contacto durante el día, así como las células muertas de la piel.

 

Nuestra piel tiene un pH de 5 – 5.5 y eso es imprescindible que lo aprendamos ya que entonces el limpiador facial que utilices deberá tener el pH lo más parecido al pH de la piel para que no causes más daño.

 

Recuerda: Empieza y termina tu día con un rostro impecable.

 

 

 

Ahora bien… aprendamos que las exfoliaciones son buenas; sin embargo, hay que ser cautelosos con respecto a la frecuencia en la que nos las hacemos, ya que va a depender mucho de nuestro tipo de piel.

De manera general se recomienda que si tienes un rostro con piel seca la exfoliación no debería de superar las 2 veces en 1 mes y si se pueden menos es mucho mejor. Si tienes este tipo de piel debes de enfocarte en hacer una limpieza facial (agua, limpiador facial y las yemas de tus dedos) todos los días y utilizar productos para hidratar y humectar tu piel.

En cambio, si tu piel es de tipo grasa entonces podrás hacerte una limpieza facial 2 veces al día de manera estricta para eliminar el exceso de grasa y puedes agregar 1 exfoliación por semana.

El último tipo de piel del que hablaremos es la piel “mixta” (recordando que el término correcto para este tipo de piel es piel grasa-deshidratada), en este caso también es recomendable hacer la limpieza facial 2 veces al día sin olvidar que la hidratación y humectación de la piel es esencial para contrarrestar la falta de agua que este tipo de piel tiene. En caso de que quieras hacerte exfoliaciones recuerda la regla del (2 al mes) pero exclusivamente en la zona T.

 

En resumen: limpia tu rostro 1 vez por la mañana y 1 vez por la noche, ten cuidado con no excederte en la cantidad y frecuencia de las exfoliaciones.

 

Recuerda que el AOX Deep Clean de TWO22 es un producto 100% orgánico a base de coco, lavanda y almendras dulces; ingredientes que ayudan a tener una limpieza facial sin irritación, generando una sensación suave y fresca que perdura. Este producto cuenta con un pH de (5.2 - 5.4) haciéndolo ideal para lograr que tu belleza se refleje en tu rostro.

 

 

Dr. Christian Cabrera


Publicación más antigua Publicación más reciente