Productos orgánicos para una piel natural.

 

Tenemos toda nuestra vida escuchando que debemos cuidar nuestra piel: hidratarla correctamente, que la crema de día, la de noche, la de las arrugas, la de las manchitas rojas, la de las manchitas cafés, marcas de la edad, el desmaquillante, la de la tecnología más avanzada… y cuando menos nos damos cuenta le hemos dado un coctel de químicos a nuestra piel. Químicos que son absorbidos en gran parte por nuestro sistema sanguíneo y lastiman el tejido más importante de nuestro cuerpo.

La piel es el primer contacto que tenemos al mundo exterior. Es la que lo protege en su totalidad, ¿por qué no cuidarla con responsabilidad tal como lo hacemos con nuestra alimentación?¿Cómo podemos entonces hacerlo de una manera correcta y consciente?

En los últimos años se ha visto en aumento la tendencia al uso y consumo de lo natural y orgánico, ¿son realmente mejores estos productos? De entrada podemos saber y estar seguros de que cualquier cosa que sea natural será menos abrasivo que los químicos empleados en productos de belleza, por lo tanto nuestra piel conservará la humectación natural que necesita, evitando así una sobreproducción de grasa corporal que potencialmente termine en problemas de acné.

Cuando hablamos de saber leer las etiquetas de los productos  que estamos consumiendo, pretendemos que la gente entienda lo que está comprando a través de sus contenidos, y lo que estos ingredientes provocan. Leamos nuestras etiquetas, tal cual lo hacemos con la alimentación que le damos a nuestra familia. Detectar los ingredientes libres de pesticidas sintéticos (puntos extras por ser ecofriendly), como el bicarbonao de sodio, miel de abeja, yogurt, aguacate, limón, etc., y buscar más vitamina C, vitamina E y betacaroteno. Que se nos haga un hábito, que a corto y largo plazo nos traerá grandes beneficios a nuestra salud.

La cosmética convencional está regulada de diferentes maneras alrededor del mundo, y en México esa regulación tiende a ser un tanto laxa, por lo que nosotros te iremos informando qué ingredientes son los que debemos de evitar para mantener nuestra piel y cuerpo auténticamente sanos.Recuerda siempre que en las etiquetas, los ingredientes siempre se encuentran ordenados de manera relativa al porcentaje que comprende la composición de nuestro producto. 

 

Algunos de los principales ingredientes a evitar son

-Aceites minerales, que son ingredientes 100% derivados del petróleo y los podemos encontrar en la mayoría de los cosméticos, desde cremas, aceites de bebés, maquillajes, etc. El problema con estos minerales, es que al ser a base de petróleo crean una capa sobre la piel que no la deja respirar  al tapar nuestros poros. Crea un efecto de falsa humectación en la superficie de nuestra dermis, mientras  que a más profundidad carecemos de esta humectación. Éste es uno de los ingredientes que a largo plazo nos puede traer enfermedades fatales como el cáncer. Podemos encontrarlo en diferentes derivados como la vaselina, la parafina, petrolato, ceresina, etc.

 

-Los parabenos, o conservadores. Estos se pueden encontrar en técnicamente todos los productos de la cosmética convencional y contienen metanol, etano o propanol. Suelen identificarse también con el nombre de Benzoato de sodio, Sodium o Laureate Sulphate. La eliminación de estos conservadores no es  ni rápida ni sencilla, y están relacionados con diferentes  tipos de cáncer.Muchos  productos que se jactan de ser libres de parabenos utilizan diferentes tipos de ureas, los cuales son igual de tóxicos pues liberan formaldehídos.

 

-Los sulfatos. Éstos los encontramos en cualquier producto líquido no orgánico utilizado para la limpieza. Son como detergentes sintéticos agresivos. Están en shampoos, desmaquillantes, limpiadores, pasta de dientes, incluso hasta en el jabón de platos. Éstos arrancan los aceites naturales de la piel de una manera ultra abrasiva, haciendo a tu piel producir más grasa de la que necesitas  y así se vuelve excesivamente grasa. Para detectarlos, busca en las etiquetas los ingredientes que contengan la palabra sulfate, como sodium lauryl sulfate o sodium laureth sulfate. También te recomendamos evitar los PEG, o Polietileno glicol, por ser ingredientes que rompen la barrera cutánea, haciéndola más sensible a otros ingredientes. 

Menos es más y si puedes disminuir la cantidad de tópicos que utilizas a los que realmente necesitas, dejarás descansar a tu piel de reacciones. Tu rutina de belleza sólo requiere de limpieza, hidratación y tonificación.Recuerda que independientemente del cuidado exterior de tu piel, es necesario tener la alimentación correcta para obtener la humectación y nutrición adecuada desde el interior de nuestro organismo.Las opciones para cuidar nuestra piel de manera orgánica y natural son amplias. En TWO22 encontrarás productos orgánicos para cuidar tu piel que además cuentan con el respaldo científico de la más alta calidad, cada ingrediente es cuidadosamente seleccionado para generar un beneficio natural en tu piel.

 

Conoce el perfil genético de tu piel aquí.


Publicación más antigua Publicación más reciente