¡Tu piel se oxida! Cuídate de los radicales libres.

 

¿Imaginas controlar la velocidad con la que tu piel envejece? Nutriéndola correctamente esto es posible. Diariamente escuchamos en la publicidad cosmética y alimenticia que necesitamos consumir más antioxidantes para cuidarnos del envejecimiento prematuro y de los radicales libres, pero poco sabemos acerca de lo que estos son y lo que le hacen a nuestro cuerpo.

Los radicales libres son moléculas inestables que perdieron electrones en procesos internos (respiración, metabolismo, ejercicio, etc.) y externos (contaminación, mala alimentación, radiación, etc.) del organismo, dejándolos así como moléculas impares. Éstos buscan aparearse de nuevo, robando electrones de las moléculas más cercanas para dejarlas impares, convirtiéndolas en nuevos radicales libres formando así una reacción en cadena. Como resultado de esta actividad molecular nuestro cuerpo se oxida lentamente y la piel pierde elasticidad, luce seca y aparecen las arrugas. Y aunque es un proceso totalmente natural, si no nos cuidamos de manera correcta podemos sufrir de un envejecimiento prematuro.

Los radicales libres también pueden promover el crecimiento desmedido de las células, al perder éstas la capacidad de reconocer las células vecinas, dejando paso así al desarrollo de tumores y cáncer, así como otras enfermedades crónicas.

¿Cómo podemos entonces combatir el desgaste evolutivo de nuestro organismo? Los antioxidantes son moléculas que tienen la capacidad de proteger a otras moléculas de la oxidación ya que les sobra un electrón y por ello son los encargados de neutralizar a los radicales libres que se encuentran en nuestro cuerpo, poniendo fin a la cadena de robo de electrones. Los antioxidantes los podemos encontrar de manera natural en las frutas y verduras, así como en especias, es decir, a través de nuestra alimentación. Pero el problema empieza cuando nuestra producción de antioxidantes no es suficiente para sobrellevar nuestro estilo de vida afectado por la contaminación, el consumo de comida procesada, las radiaciones y otros factores que promueven el envejecimiento y comienza un desequilibrio molecular.

Hay cosas que no podemos cambiar (inmediatamente) como la contaminación, la cual es responsable de gran parte del desgaste de la piel y su envejecimiento. Lo que podemos hacer es consumir una dieta rica en antioxidantes, evitando así, consumir comida procesada o rica en carbohidratos. Entre más fresca la comida, mejor. Una dieta saludable, no necesariamente es una dieta tediosa. Hay alimentos ricos en antioxidantes que podemos comer como snacks y nos aportan lo necesario para contrarrestar el efecto de los radicales libres, como los frutos rojos, las bayas, el chocolate amargo, las almendras, las nueces, los cacahuates, los cítricos, el té verde, etc. Entre más equilibrada y alcalina sea nuestra dieta, mejores resultados tendremos.

Otro de los factores que influyen en la oxidación de nuestro cuerpo, es la predisposición genética. Qué tan susceptible es nuestro cuerpo al exterior por simple herencia. En TWO22 contamos con la tecnología necesaria para conocer estos datos, con una técnica totalmente orgánica, sin emplear ningún tipo de químico. Con base a esto, podemos nutrir nuestra piel y protegerla con tratamientos específicos, para darle exactamente lo que necesita para evitar el envejecimiento prematuro.
Quien controle la producción de radicales libres, está controlando su salud. Nosotros queremos ayudar.

Conoce el perfil genético de tu piel aquí.


Publicación más antigua Publicación más reciente